Skip to content

Gracias por darme la posibilidad de conoceros, de descubrir otra cultura, un país precioso y de enamorarme de los niños desde el primer día. Cuando das amor recibes amor, así de sencillo.

Por los ojos se filtra la imagen; el cariño reluce en el corazón.

stip by stip: no imagines y vive cada experiencia.

Un viaje al interior de uno mismo a través del cariño de los niños.

Un verdadero intercambio de amor, de alma a alma.

En Hetauda he encontrado personas ordinarias que hacen cosas extraordinarias, algo de mí queda allí para siempre.

La realidad ha superado toda expectativa. Esta experiencia hay que vivirla.

Anna

Nepal Sonríe es todo corazón. La experiencia con la que uno sueña. ¡¡¡Gracias!!!

Adrian

Hacer este voluntariado me ha enseñado a compartir, a reír con ganas y a reconocerme en otros

Barbara
Volver arriba